01-09-2020

Villalobos pide coordinación y compromiso de todas las Administraciones para un inicio del curso escolar con todas las garantías sanitarias, dejando claro que la competencia es de la Junta

El presidente de la FAMP, junto a los presidentes de las diputaciones andaluzas, apoya la reunión del martes con el presidente Moreno Bonilla para llegar a un entendimiento colaborativo, siempre dentro del límite competencial establecido que la Ley atribuye a la Junta de Andalucía

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, ha reiterado hoy martes la petición al Gobierno de la Junta de Andalucía para que asuma sus competencias y asegure un inicio del curso escolar 2020-2021 con las mayores garantías para toda la comunidad educativa.

Según datos aportados por la Consejería de Educación y Deporte de la Junta de Andalucía, actualmente Andalucía cuenta con 2.782 centros que dependen de los ayuntamientos: 2.110 colegios de Educación Infantil y Primaria + 672 centros y secciones de Educación para personas adultas.

Villalobos considera que son “imprescindibles más recursos y financiación ya que la Junta deja en manos de los ayuntamientos y las direcciones de los centros educativos la responsabilidad para adoptar las medidas recomendadas por el Gobierno andaluz para minimizar los contagios por el Covid-19”.

La Consejería de Salud y Familia publicó, con fecha de 29 de junio de 2020, un documento denominado “Medidas de Prevención, Protección, Vigilancia y Promoción de Salud. Covid-19. Centros y Servicios Educativos Docentes (No Universitarios) de Andalucía que plantea como objetivo “establecer una serie de medidas y recomendaciones de prevención, protección, vigilancia y promoción de salud que sirvan de marco de referencia respecto a las medidas a tomar en los centros y servicios educativos no universitarios de la Comunidad de Andalucía para el curso 2020-2021, con el propósito de eliminar o reducir y limitar a niveles razonablemente aceptables las posibilidades de transmisión del virus”.

El documento prevé la elaboración de un Plan Específico de Centro en el que deben contemplarse medidas de prevención personal, medidas para la limitación de contactos y medidas de higiene relativas a locales y espacios. El mantenimiento, conservación y vigilancia de los centros educativos, si bien es una competencia municipal, no tiene una delimitación clara de su alcance y es razonable considerar que abarca las tareas de limpieza ordinaria.

“No obstante, en la actualidad, nos encontramos en una situación excepcional donde se han dictado unas recomendaciones extraordinarias de carácter sanitario desde la Consejería de Salud, las cuales exceden del ámbito de la normalidad y requieren de un reforzamiento de tareas de limpieza, complementando la ordinaria (con mayor frecuencia y tipología de tareas de limpieza), sin previsión de dotación adecuada. Con ello, se sobrepasa sin dudas el posible ámbito obligacional de los Gobiernos Locales para atender sus competencias propias. Y ello, tal y como prevé el art. 25 de la Ley 5/2010, de 11 de junio, de Autonomía Local de Andalucía (LAULA) y ello exige una financiación adecuada”, ha abundado Villalobos.

De igual manera, ha instado a la Junta de Andalucía “a que antes del inicio del curso 2020/2021 aplique las medidas de seguridad e higiene en los centros educativos” adaptadas a la nueva realidad provocada por la crisis sanitaria causada por la covid-19, cumpliendo con la normativa vigente en materia de prevención de riesgos laborales, incidiendo especialmente en el “mantenimiento de la distancia de seguridad y la provisión de elementos de protección individual (EPIS), y la desinfección diaria (por parte de quien tiene las competencias) en todos los centros educativos”.

Asimismo, Villalobos ha pedido que “se elaboren planes que permitan la cuantificación de estas ratios y el cumplimiento de estas medidas de distancia social que minimicen el riesgo de contagio, de tal forma que se pueda concertar la disposición de otros edificios públicos disponibles por la administraciones autonómica o local, contemplando la financiación de ese sobresfuerzo de gestión de espacio llevado a cabo por la administración”.

También ha solicitado que se baje la ratio a 20 alumnos por aula para garantizar la presencialidad del alumnado, su desarrollo y la conciliación de las familias preservándolos con las máximas garantías frente a posibles nuevos contagios. Se contrate al personal necesario para el curso escolar 2020/2021, a partir de septiembre de 2020, facilitando así el desdoble de aulas y la reducción de la ratio.

Finalmente, Villalobos ha insistido que “la Junta debe asumir sus competencias y trabajar de forma coordinada con el municipalismo andaluz buscando fórmulas que establezcan una mayor coordinación interadministrativa y una adecuada financiación extraordinaria para ofrecer las mayores garantías sanitarias en las escuelas andaluzas”.