13

Villalobos reclama a Hacienda que “mantenga un talante de diálogo y busque soluciones a medida para los Ayuntamientos afectados”

Tras el ultimátum de Montoro a 13 Ayuntamientos en materia financiera

El presidente de la FAMP confía en que “a la aprobación del decreto para aplicar el superávit le sigan gestos como el de buscar planes de viabilidad financiera para los 13 Consistorios afectados”

El presidente de la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP), Fernando Rodríguez Villalobos, ha salido al paso del ultimátum que el Ministerio de Hacienda ha formulado a 13 Ayuntamientos españoles -entre ellos ocho andaluces y a la Diputación de Cádiz-, para que éstos corrijan en 15 días el incumplimiento del plazo máximo de pago a proveedores. Según el Ministerio, si estos Consistorios no atienden a su demanda, se les detraerían cantidades para el pago a proveedores de los ingresos que reciben desde el Gobierno.

Al respecto, Villalobos ha emplazado al Ministerio de Hacienda a que, “en la línea de diálogo que ha mantenido últimamente con las corporaciones locales, que ha dado como fruto la aprobación del decreto para aplicar el superávit, la cartera de Montoro mantenga ese talante de diálogo para buscar soluciones a medida para esos ayuntamientos afectados”. Esas corporaciones, en Andalucía, son los Ayuntamientos de Jaén, Jerez, Granada, Huelva, El Puerto de Santa María, Chiclana, Algeciras, Vélez Málaga y la Diputación de Cádiz.

En esa misma línea, el presidente de la FAMP se ha mostrado confiado en que “a la aprobación del decreto para aplicar el superávit le sigan gestos como el de buscar planes de viabilidad financiera para los 13 Consistorios afectados, porque todas las corporaciones afectadas no están por voluntad propia en esa complicada situación”.

“Ningún Ayuntamiento quiere deber facturas a sus proveedores, por lo que la solución pasa por conjugar esa necesidad perentoria de pago a los que proveen con la ineludible responsabilidad de continuar dando servicios públicos de calidad a sus vecinos y vecinas. Y para eso, lo mejor será sentarse en una mesa el Ministerio y los afectados y arbitrar una hoja de ruta, a largo plazo, que los saque de la situación en la que se encuentran”, ha remarcado Villalobos.

La marejada de fondo

En relación con este asunto, el presidente de la FAMP ha vuelto a poner el acento sobre “la verdadera marejada de fondo que está detrás de situaciones como estas, que no es otra que la necesaria reforma de la financiación local”.

Para Villalobos “es preciso abandonar posturas de excesivo intervencionismo interadministrativo y evitar tutelas estatales o autonómicas que no respetan la autonomía local. Hay que dar a los gobiernos locales mayor capacidad de ordenación de sus políticas y finanzas”.

En esa línea, considera que “el actual sistema nos lleva a un absurdo. Porque si ayer se convalidó el Real Decreto que permite la reinversión de superávits por las entidades locales, hoy nos encontramos que éstas no pueden usarlo para pagar sus deudas con proveedores. Y es que los remanentes que han conseguido tener disponibles solo lo pueden usar para inversiones muy concretas y tasadas. Por eso desde la FAMP y la FEMP venimos defendiendo que la administración local pueda decidir libremente cómo emplear esos fondos'.

Villalobos afirma que “la buena gobernanza pasa por la lealtad y el compromiso institucional y, ahí, el municipalismo debe tender puentes que ayuden a solventar estos problemas para que ni los proveedores, ni los empleados públicos ni los vecinos se vean afectados por capítulos como el que ahora nos ocupa”.